ElHeraldo.hn »  Al Frente
3 de 3 en Al Frente  «ANTERIOR  

Sor Edith, el Ángel de los niños abandonados

La Fundación Señor San José se ubica en el barrio San Juan de la ciudad de La Paz, teléfono 2774-3403, para cualquier muestra de solidaridad.
02.07.11 - Actualizado: 02.07.11 08:59pm - Rodolfo Isaula : redaccion@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa ,

Honduras

Su vida la consagra atendiendo a los más necesitados.

La permanente sonrisa que dibuja en su rostro tiene un significado, con abnegado amor dedica su vida al cuidado de niños abandonados por sus padres. Es un don que bajó del cielo, al menos la sor Edith Suazo Hernández así lo cree.

Sor Edith es la encargada de la Fundación Señor San José, en la ciudad de La Paz, en donde cuida como suyos a 17 niños y niñas, quienes por razones del destino fueron abandonados por sus padres.

La religiosa es originaria del municipio de Cane, La Paz estudio para monja en El Salvador y ocupó diversos cargos, entre ellos, fue estudiante y maestra del Instituto Santa Clara, de La Paz.

Tras residir en Estados Unidos e igualmente realizar una labor religiosa en México, descubrió en este país su verdadera vocación. "Es algo que Dios puso en mi corazón, inspirado en la Madre Teresa de Calcuta y el Papa Juan Pablo II, cuando él visitó México sentí un llamado en mi corazón, de ahí puse una renuncia a la Congregación Franciscana de la Inmaculada Concepción, me retiré en el 2003 y me dediqué a esto", expresó, mientras cargaba en sus brazos a María José, una de sus consentidas.

Limitaciones

Su labor con los niños en La Paz la desempeña desde el año 2006, hasta la fecha, en un local que no reúne las condiciones para que los menores y la sor residan con dignidad.

Para iniciar la alcaldía de La Paz, a través de Carlos Flores, le facilitó una pequeña vivienda temporal. "Don Carlos Flores es una de las personas que tiene un aprecio especial en mi corazón, es quien inició dándonos el apoyo donde vivir", destacó.

Un abandonado inmueble donde por muchos años funcionó la escuela Parroquial Nuestra Señora de la Merced ahora sirve de alojamiento para los 17 niños abandonados y la religiosa.

Para el cuidado y preparación de los alimentos recibe el apoyo de su hermano, José Héctor Suazo, quien retornó del extranjero para aportar a esta labor humanitaria.

Por un tiempo subsistieron vendiendo pupusas, tajadas de plátano y tacos. "Nos manteníamos con eso, pero después fueron creciendo más los niños y había que pedir, porque no era suficiente", expuso.

Afortunadamente, existen corazones generosos que tienden su mano a esta noble causa, entre nacionales y estadounidenses, quienes ofrecen vestuario, calzado, víveres y juguetes. Aunque requieren contar con un inmueble propio, con las mejores condiciones para residir.

En su estadía los menores dedican su tiempo apoyando en los quehaceres diarios, cultivando, asisten a la escuela y lo que más les gusta: jugar y cantar. Es de resaltar la formación cristiana y en valores que reciben de parte de Sor Edith, quien no espera nada a cambio, es feliz con servir. No faltan a las misas dominicales, asisten a la iglesia Nuestra Señora de los Dolores, donde son valorados hasta en el coro.

"Yo ayudo en lo que puedo, me gusta, la queremos mucho (a sor Edith), no se imagina", dijo Dilcia Yaneth, una de las mayores de este pequeño grupo vulnerable de la sociedad.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Al Frente
3 de 3 en Al Frente  «ANTERIOR  

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



Sor Edith Suazo es un ejemplo de bondad, amor y solidaridad, con canciones infantiles y religiosas recrea un mundo distinto para los niños y niñas abandonados.
Sor Edith Suazo es un ejemplo de bondad, amor y solidaridad, con canciones infantiles y religiosas recrea un mundo distinto para los niños y niñas abandonados.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014