ElHeraldo.hn »  Al Frente
4 de 4 en Al Frente  «ANTERIOR  

Protolencas: los primeros habitantes de Honduras

Honduras es, sin duda alguna, un paraíso histórico por descubrir
07.02.09 - Actualizado: 08.02.09 01:25am - Agustín Lagos : agustin.lagos@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Teguccigalpa ,

Honduras

Honduras es, sin duda alguna, un paraíso histórico por descubrir.

La nación esconde en sus entrañas un incalculable tesoro que ha sido resguardado por millares de años y que ni siquiera el paso devastador del tiempo ha logrado borrar.

La zona central de la República se ha convertido en el mejor ejemplo, particularmente las comunidades de El Chilcal y Mira Valle, en Yarumela, La Paz. Estos sitios son la cuna de la cultura protolenca.

En los últimos año se han descubierto diez montículos que demuestran la existencia de personas que pudieron haber vivido aún antes de la llegada de los mayas a territorio hondureño.

Estudios realizados en Yarumela por expertos estadounidenses, y que han sido conocidos por el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), establecen que esta es la sociedad indígena más antigua hasta ahora conocida.

Eso se demuestra con las piezas antiguas que han sido encontradas en las riberas del río Humuya, las que se cree que datan de los años 300 o 900 después de Cristo.

Los valiosos hallazgos que se encuentran en el museo de Comayagua son entre otros: silbatos elaborados de barro, una osamenta humana con una vasija de ofrenda y artesanías elaboradas a base de barro.

Los hallazgos

Todo lo que hasta la fecha han encontrado antropólogos de origen norteamericano se cree que son vestigios de la base de la cultura lenca encontrada por los conquistadores en 1537.

Entre los principales objetos de un incalculable valor hallados en el sector hay algunos silbatos de barro que servían para llamar animales, sellos para decorar telas, figuras para representar a la realeza, ofrendas fúnebres, vasijas para almacenar semillas y alimentos, así como objetos de decoración personal.

Según Yesenia Bonilla, guía del Museo Arqueológico de Comayagua, durante el período formativo que comprende del año 1,000 a. de C. al 250 d. de C. en el sitio conocido como El Chilcal en Yarumela, La Paz, se desarrolló una sociedad indígena que fundó la capital política y fue asiento de un prominente cacicazgo.

Esto parece haber sido allá por los 400 años a. de C. continuando hasta casi el comienzo del período clásico, es decir, cerca del año 250 de nuestra era.

Las investigaciones realizadas por antropólogos y autoridades del IHAH confirman que los montículos del grupo principal de Yarumela son casi cinco veces más grandes que aquellos construidos en cualquiera de los centros secundarios contemporáneos a ella.

También se puede destacar que los montículos estaban esparcidos en intervalos de 5 a 10 kilómetros a lo largo de la franja montañosa del valle de Comayagua.

El sitio arqueológico encontrado en Yarumela está dominado por la llamada estructura 101, conocida por los pobladores del sector como Cerrito de David, que tiene unos 20 metros de altura.

Dentro de esta área se enmarca una plaza central de 9 metros de altura, otra estructura en las riberas del río Humuya y cuatro montículos de tres metros de alto. Además, en agrupaciones menos evidentes y esparcidos por todo el sitio, hay diez montículos y varias plataformas destruidas, lo que significa que los sitios protolencas eran extensos.

Su especialidad

Una de las cualidades que tenían los antiguos habitantes de Yarumela era la perfección con la que trabajaban la cerámica. Dichos objetos pertenecientes al período formativo temprano comprenden platos bajos, cuencos y jarras muy pulidas, sencillas y ocasionalmente con bordes rojos, algunas veces decorados con filetes de aplique, punzadas con caña hueca e incisiones pesadas.

Igualmente aparecen algunos ejemplares de figurillas huecas, así como fragmentos de cuencos de piedra sin decoraciones pero que fueron tallados por los antepasados.

El pulido se convirtió en el patrón característico de la cerámica para ese período y aparecen con una creciente frecuencia las orejeras tipo "anillo para servilleta" de pasta fina y paredes delgadas. Las figurillas modeladas en arcilla son también comunes en el formativo medio y las mismas se cuentan como ofrendas funerarias acompañando a los muertos.

Danilo Cervantes alcalde de La Paz, dijo que con el descubrimiento de vestigios de los antepasados se espera que miles de turistas nacionales y extranjeros visiten estas comunidades.

Por su parte, Carlos Miranda, alcalde de Comayagua, aseguró que los últimos hallazgos vienen a contribuir con el corredor turístico de los municipios de la zona central del país.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Al Frente
4 de 4 en Al Frente  «ANTERIOR  

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



El hallazgo de una osamenta humana representa una de las evidencias de mayor importancia. Se encuentra en el museo de Comayagua.
El hallazgo de una osamenta humana representa una de las evidencias de mayor importancia. Se encuentra en el museo de Comayagua.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014