ElHeraldo.hn »  Al Frente
1 de 4 en Al Frente   SIGUIENTE » 

Las reinas de las tajaditas

Recorra alguna de las calles de Tegucigalpa y se dará cuenta que ha encontrado el paraíso del sabor.
17.10.09 - Actualizado: 17.10.09 08:07pm - Wilfredo Alvarado : redaccion@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa. ,

Honduras

Sin duda alguna que se trata de una exquisitez, un inigualable manjar.

Para degustarlo no es necesario viajar al viejo continente o buscar los más finos restaurantes de Francia, Italia o Londres.

Recorra alguna de las calles de Tegucigalpa y se dará cuenta que ha encontrado el paraíso del sabor.

¿Quién, en más de alguna ocasión, no ha saboreado un par de deliciosas tajaditas de plátano, de esas que son distribuidas en los diferentes bulevares y calles capitalinas?

Posiblemente, usted en más de una ocasión se ha formulado la interrogante de dónde, cómo y quiénes se encargan de preparar tan delicioso bocadillo.

Y es que esta golosina atrae a niños, jóvenes y adultos cuando los vendedores ambulantes se acercan a las ventanas de los vehículos ofreciéndola desde horas tempranas del día.

Cada bolsa viene acompañada de una porción de salsa picante, y muchos transeúntes son los que deciden comprar su ración para entretenerse en sus recorridos por las congestionadas calles de la ciudad capital.

Honrada labor

Este tipo de negocios ha proliferado más en los últimos meses. Se ha convertido en el medio con que varios capitalinos se ganan la vida honradamente, lo mismo que con otra clase de productos elaborados de manera artesanal.

La producción de tajaditas de plátano verde, cultivado en las fincas de comunidades cercanas a la capital, es fuente de empleo para gente emprendedora. Muchos profesionales en la materia comercial han conformado sociedades y convertido la actividad en su principal fuente de ingresos económicos; en la mayoría de los casos, las protagonistas de esto son mujeres.

Lo que para tres ex alumnas del instituto Luis Bográn fue un proyecto de su carrera de Administración de Empresas, un requisito para graduarse, hoy se ha convertido en su principal fuente de trabajo en tiempos cuando los índices de desempleo alcanzan un 40 por ciento entre la población económicamente activa.

Yadira Betancourt, Reyna Cruz e Iris Suyapa Marín establecieron su propia microempresa, que las ha convertido en una importante fuente de producción de tajaditas en la zona de la colonia 21 de Febrero y sectores aledaños, y venden en distintos puntos de la capital.

Su pequeña fábrica está ubicada a orillas del bulevar Fuerzas Armadas, donde estas jóvenes mujeres han encontrado una fuente de empleo; también los vendedores ambulantes, que llegan a comprar el producto para distribuirlo en las calles de mayor tráfico vehicular, se benefician con esta fuente de ingresos.

Los precios para los mayoristas son de cinco y diez lempiras, dependiendo del tamaño de la bolsa, mientras que por unidad los costos son de seis y doce lempiras.

Constantemente, los peatones que pasan por el sector se acercan por su bolsa de tajadas para saborearlas en el camino a sus casas o sus centros de trabajo.

Distribución del trabajo

Mientras una de las empleadas pela los plátanos y la otra se encarga de freír las tajadas, las tres socias se ocupan de llenar y sellar las bolsas plásticas para la distribución final, sin olvidarse de acompañarlas con el respectivo sobre de chile.

Como microempresarias responsables con su clientela, ellas trabajan cinco días y medio de la semana, cerrando operaciones el sábado a las 12:00 del mediodía.

Diariamente, en el establecimiento comercial fríen unos 900 plátanos, materia prima que compran a los agricultores que la llevan desde sus fincas al centro de producción de comestibles, con la que elaboran un promedio de 400 bolsas por día.

Estas tres mujeres emprendedoras se sienten felices de la actividad comercial que surgió en su tiempo de estudiantes y piensan seguir adelante para aportar algo de dinero en sus hogares.

“Nosotros éramos estudiantes del instituto Luis Bográn, pusimos una micro (empresa) de tajadas y así nos quedamos con el negocio”, recordó Betancourt, sin parar de realizar su trabajo de empacado.

Aseguró que la calidad del producto es uno de los mejores atractivos para que los clientes lleguen a traerlo a su pequeña fábrica, tanto mayoristas como compradores por unidad, por lo que no tienen que salir a venderlo de manera personal.

Por su parte, Iris Suyapa dijo que todo surgió como un requisito de graduación; “teníamos que montar una microempresa para ver si la podíamos manejar, porque sacamos Administración de Empresas, nos gustó y nos quedamos con el negocio”.

Para nosotras, prosiguió, no hay desempleo porque nos graduamos y quedamos con el empleo”.

Confió que los días mejores para las ventas son los lunes y sábados, aunque lamentó que actualmente los negocios están malos debido a la situación económica del país.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Al Frente
1 de 4 en Al Frente   SIGUIENTE » 

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



Las microempresarias Reyna Margarita Cruz e Iris Suyapa Marín empacan las tajaditas de plátano verde en su pequeña fábrica ubicada en la colonia 21 de Febrero.
Las microempresarias Reyna Margarita Cruz e Iris Suyapa Marín empacan las tajaditas de plátano verde en su pequeña fábrica ubicada en la colonia 21 de Febrero.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014