ElHeraldo.hn »  Al Frente
3 de 17 en Al Frente  «ANTERIOR   SIGUIENTE » 

Porfirio Lobo Sosa y su aporte a la comunidad

"Lo que ganaba lo donaba para becas de aquellos jóvenes que con excelencia académica no se podían costear sus estudios”.
27.01.10 - Actualizado: 27.01.10 07:03am - Gloria Moncada : gloria.moncada@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa ,

Honduras

Porfirio Lobo Sosa, presidente constitucional de la República, en Olancho es conocido por los adultos mayores como “Pepito”, por los mayores de 50 como “Pepe” y por los jóvenes como “don Pepe”.

Para los olanchanos será casi imposible llamarle “Señor Presidente” .

Y es que a él no le importa mucho que lo llamen por sus títulos académicos o empresariales, para él, el respeto es más que eso, es una forma de vida inculcada por la familia.

Nació en Trujillo, departamento de Colón, el 22 de diciembre de 1947. Acaba de cumplir 62 años.

Es el hijo menor del matrimonio formado por don José Porfirio Lobo López, originario de El Suyate, Catacamas, Olancho, y la señora Rosa Sosa de Lobo, de origen jordano. Tiene cuatro hermanos: Ramón, Elsa y Sita, esta última ya fallecida.

Cuando tenía dos años de edad, sus padres se trasladaron de Trujillo a Juticalpa, donde realizó sus estudios primarios en la escuela Niño Jesús de Praga.

El instituto San Francisco de Tegucigalpa fue escogido por sus progenitores para que realizara sus estudios secundarios, donde se graduó de bachiller en ciencias en 1965; al año siguiente es matriculado en la Universidad de Miami Coral Gables, FL, Estados Unidos de América, donde obtuvo el título de licenciado en administración de empresas.

Regresó a Juticalpa en 1971 para incorporarse a la empresa familiar y se convierte en catedrático de las clases de Filosofía y Economía en el instituto La Fraternidad de Juticalpa, donde donaba su salario a estudiantes de bajos recursos económicos y con excelencia académica. Así contribuyó con una gran cantidad de jóvenes que hoy son profesionales universitarios y prestan sus servicios al país.

TRADICIÓN FAMILIAR

Don Porfirio Lobo López, padre de “Pepe” Lobo, nació en la aldea El Suyate, Catacamas, hijo de Porfirio López Cubas y “Mama Chente” (Inocente), abuelos paternos del ahora presidente de Honduras.

Para la familia esta es una propiedad que no tiene precio, por el valor sentimental que encierra. Allí todos los años, el 14 de enero, se reúne la familia Lobo y las personas más cercanas a ellos para celebrar una misa en honor del Cristo Negro o Señor de Esquipulas, Santo para el cual han construido una hermita.

Este año fue la excepción, los carros y la gente no cabían en el lugar porque el presidente Porfirio Lobo Sosa estaba en ahí. Don Abelardo Lobo, primo hermano de “Pepe” Lobo e hijo de Alfonso Lobo López, considera que esa casa tiene más de 145 años.

“Aquí nació Porfirio Lobo López, el padre de ‘Pepe’ Lobo Sosa, hace muchos años, es una hacienda que no piensan vender”, expresa. La casa se construyó en medio de una inmensidad de terrenos y todavía guarda su diseño original. Cualquier parte que se daña es reconstruida siguiendo el modelo original.

“Para el tiempo en que vivió don ‘Pepe’ padre, esta tierra no era muy productiva, por eso es que decide irse para Bonito Oriental, donde la fortuna le sonrió fruto de su trabajo”, dice.

Allá -asegura don Abelardo- se casó con doña Rosa Sosa, una mujer que luchó a su lado, y así es como empiezan a tener suerte en los negocios”. Por el año 1949 regresan a Olancho y se instalan en Juticalpa para cuidar de las propiedades, especialmente de la hacienda La Empalizada, empresa sólida que con el tiempo fue diversificando su producción.

APORTE SOCIAL

De la información recabada en la Juticalpa se puede deducir que la familia Lobo-Sosa siempre ha apoyado a la comunidad. Para el caso, don Porfirio Lobo López regalaba o prestaba ganado a algunos de sus trabajadores para que empezaran sus propias crías y no solo en La empalizada, sino en varias zonas olanchanas.

Producto de esa contribución social es la colonia Rosa Sosa de Lobo. Cuando todavía vivía doña Rosa Sosa ofreció regalar un terreno a la Iglesia Católica para que lo lotificaran y vendieran las viviendas a madres solteras.

Es así que su hijo, Porfirio Lobo Sosa, al fallecer su madre, cumplió su compromiso y entregó a las autoridades de la iglesia 10 manzanas de terreno. Las autoridades eclesiásticas, en agradecimiento, bautizaron la colonia con el nombre de la madre del gobernante y destinaron un predio para construir una iglesia y un centro de retiro.

A la alcaldía Municipal de Juticalpa le fueron donadas por el mandatario 10 manzanas de tierra para las pilas de oxidación para las aguas negras, porque estos fluidos antes caían al río de Juticalpa y provocaban gran contaminación.

Cinco manzanas más fueron donadas para las ligas de fútbol menor, para que la juventud tenga un lugar para practicar deportes. A través de la Fenafuth se están construyendo varias canchas polideportivas en ese sitio.También se donó una manzana más a la alcaldía para reubicar a damnificados.

El altruismo de “Pepe” Lobo alcanzó a los periodistas deportivos, a quienes les entregó cinco manzanas de tierra. Otra de las instituciones favorecidas fue la fundación Olancho AID, organización sin fines de lucro y dirigida por el padre Ricardo Donahue, a la que le donaron 3 manzanas de terreno para la construcción de un centro educativo que ha sido bautizado con le nombre de Centro Escolar Santa Clara, al que asisten niños de los municipios de Jutiquile, San Francisco de la Paz, La Concepción y La Puzunca. Según los vecinos de Juticalpa, la familia Lobo-Sosa ha sido muy desprendida y siempre ha ofrecido su mano a quienes lo han necesitado, sin publicidad y sin recibir nada a cambio, más que el agradecimiento.

SUS AMIGOS

Personas que han estado cerca del hombre que dirigirá los destinos de Honduras de 2010 a 2014 lo recuerdan con gran cariño y respeto. Para la señorita Aura Noé Cálix, hablar de “Pepe” Lobo es sinónimo de “responsabilidad social y don de gente. Es una persona muy sincera y servicial.

Posee una sensibilidad social que muy pocos tienen. Yo lo recuerdo cuando regresó de Estados Unidos siendo muy joven y se integró al instituto La Fraternidad, sin tener necesidad a dar clases, y donaba el salario a jóvenes de bajos recursos.

Cuando anduvo en campaña le hice el poema, ‘Se busca un hombre para gobernar’, que lo hizo derramar lágrimas al ahora gobernante”, dice la conocida maestra de generaciones.

Mientras que el conocido abogado y notario Abraham Henríquez, muy amigo del padre del presidente Lobo Sosa, dice que “siempre ha sido un gran profesional y un gran hombre, es un agricultor de primera naturaleza en Honduras y un ganadero muy fuerte. Es un excelente amigo y correligionario”.

Con gran satisfacción, don Abraham cuenta que el día de las elecciones generales, después de ejercer el sufragio, el entonces candidato presidencial lo llegó a visitar a su casa. “Yo le pedí a Dios que me prolongara la vida hasta ver a ‘Pepe’ Lobo convertido en presidente, ahora ya estoy listo, el día que me llame Dios, me voy feliz”.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Al Frente
3 de 17 en Al Frente  «ANTERIOR   SIGUIENTE » 

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



En esta casa vivió por muchos años el presidente Porfirio Lobo.
En esta casa vivió por muchos años el presidente Porfirio Lobo.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014