ElHeraldo.hn »  Opinión »  Editorial
1 de 1 en Opinion  

Una cuestión de actitud

   Imprimir  Enviar

Es cierto que muchas cosas andan mal en Honduras y el mundo.

Los precios de los alimentos siguen subiendo e incluso las buenas nuevas pueden traernos efectos negativos como ocurre con los vientos de cambio en el mundo árabe, que han disparado los precios del petróleo.

Y es que lo bueno y lo malo, lo positivo y lo negativo, no son absolutos; son relativos. Los efectos benéficos o perjudiciales que puedan tener para un individuo o una colectividad dependen mucho de la actitud de aquel y aquella.

La crisis económica mundial, que ha causado estragos en el mundo desarrollado, principalmente para los trabajadores que sufren desempleo y pérdida de derechos adquiridos, además de provocar una reordenamiento y un mayor control por parte de los estados en contra de los especuladores financieros, también ha representado un golpe a la cultura del consumismo, de tan negativo impacto en lo socioeconómico y en lo ecológico.

Hasta la peor crisis pol√≠tica sufrida por Honduras en los √ļltimos a√Īos, que alcanz√≥ su cl√≠max el 28 de junio del a√Īo pasado, -con todo el da√Īo que caus√≥ y sigue causando al pa√≠s- tambi√©n result√≥ muy aleccionadora y al final permitir√° un reacomodo de las fuerzas pol√≠ticas hacia la b√ļsqueda de gobiernos m√°s eficientes y preocupados por el bienestar de la mayor√≠a.

Los altos precios de los alimentos, en un mundo donde ya mil millones de seres humanos sufren hambre, no hay duda que podrían causar estragos entre los más pobres.

Pero también son un aliciente para que países como Honduras, con muchas tierras fértiles ociosas y con gran riqueza hídrica, puedan aprovechar mejor ese potencial para producir alimentos tanto para el consumo interno como para exportar.

Con los precios del petróleo rompiendo récords hacia el alza, en un país con un creciente parque automotriz y donde el 70% de la energía que se consume es generada con combustibles fósiles, también es muy normal el temor por lo que pudiera ocurrir con la endeble economía y particularmente con la galopante inflación que ya nos afecta.

Sin embargo, si nuestra respuesta es ahorrar energía y combustibles y cambiar la matriz generadora a fin de utilizar recursos propios como la riqueza hídrica y eólica del país, al final tendríamos resultados más bien positivos tanto en el plano económico como ecológico.

Adoptemos, entonces, actitudes positivas ante las crisis y problemas que nos abaten, lo que nos permitirá no solo hacerles frente con éxito, sino incluso sacar provecho de los mismos.

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 

   Imprimir  Enviar

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ElHeraldo.hn
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes hondureñas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electronico confirmando su publicación.


TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
Una cuestión de actitud

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014