ElHeraldo.hn »  Al Frente
1 de 8 en Al Frente   SIGUIENTE » 

Una hora al sol para los reos en Honduras

Por primera vez se hará una clasificación de reos de acuerdo a su peligrosidad. Portarán uniformes de diferente color. Las visitas maritales quedarán atrás
13.03.11 - Actualizado: 13.03.11 11:03pm - Redacción: redaccion@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa,

Honduras

Las visitas maritales quedarán atrás. Los celulares, los televisores y los radios estarán vetados. La luz del sol, el ejercicio y el aire de la calle serán limitados. Hasta la libertad de usar ropa común será restringida.

En síntesis, ésas serán las nuevas reglas que se aplicarán en los centros penales de Honduras en una nueva fase de modernización que implementa la Secretaría de Seguridad.

La Dirección de Centros Penales arrancará a mediados de este año con este proyecto piloto en la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, ubicada en Támara.

En esta cárcel se construyen desde el gobierno del ex presidente Ricardo Maduro (2002-2006) recintos de mediana y máxima seguridad que están a punto de ser finalizados.

Estos nuevos módulos, conocidos como Especial Administrativo (nivel medio) y Máxima Seguridad, permitirán dar el paso inicial para aplicar un verdadero régimen penitenciario que tenga efectos positivos en el combate y la prevención de la delincuencia.

Los cambios

En primer lugar estas cárceles permitirán hacer, por primera vez, una clasificación de reos de acuerdo a su peligrosidad.

Asimismo se disminuirán los niveles de hacinamiento que desde hace varios años atentan contra la estabilidad del centro penal en Támara, que prácticamente se ha vuelto una bomba de tiempo.

El director de Centros Penales, Danilo Orellana, dijo que actualmente hay un hacinamiento de 160 por ciento.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que un hacinamiento por encima del 120% es "peligroso".

Con una clasificación de los reos se realizarán mejores procesos de rehabilitación y seguridad de los mismos internos. Orellana ejemplificó que un reo con condena menor se ha relacionado con aquellos más peligrosos y sentenciados por décadas.

Si este reo con castigo mínimo puede tener acceso a prelibertad, es decir que puede salir libre los fines de semana, los más peligrosos lo obligan a que delinca por ellos cuando se encuentra en la calle.

"Queremos separar a los que están en rehabilitación de los más peligrosos", dijo.

Para julio próximo se estima que estará concluido el módulo de Máxima Seguridad.

Este nuevo edificio tendrá capacidad para albergar a alrededor de 214 personas.

Este recinto tiene un costo de 33 millones de lempiras, sus paredes son reforzadas y la estructura es de hierro soldado de manera horizontal y vertical. En su interior se albergarán solo los reos más peligrosos.

"Tenemos que especializar a las personas que diseñarán los lineamientos para clasificar reos", dijo el director de Centros Penales.

Para la clasificación de los reos se deben considerar años de condena, conducta y edad, entre otros puntos.

De momento se contempla la idea de poner uniformes a los privados de libertad de acuerdo a su ubicación en los módulos.

Los módulos uno a uno

Se ha definido que en el actual centro penitenciario de Támara se quedarían los reclusos que estén en proceso de rehabilitación y posiblemente los que no hayan recibido condena. Ellos usarían un uniforme de color blanco.

En el módulo Especial Administrativo se colocaría a los reos con un nivel medio de peligrosidad. Este módulo tiene un costo de 11 millones de lempiras.

Este lugar tiene capacidad para aproximadamente 160 personas.

Este es un módulo con dos dormitorios, en cada uno de ellos hay unas 25 camas de tres pisos para igual número de personas.

"Éstos tendrán ciertos privilegios, les colocaremos un televisor grande en cada dormitorio, además se les colocarán teléfonos públicos y hay dos habitaciones para visitas conyugales", amplió Danilo Orellana.

Este módulo tendrá un área de recreación, de unos cien metros cuadrados, donde los reos podrán tomar el sol.

Cuando haya visita de familiares o amigos, los visitantes no ingresarán al centro donde se recluyen los reos ya que se ha designado un área específica, aledaña a los dormitorios y al área de recreación, para esas visitas.

Esta es una zona al aire libre, de unos 70 metros cuadrados, donde la supervisión de los policías penitenciarios se realizará desde los torreones de seguridad y contarán con cámaras de vigilancia. Los reclusos que permanezcan en este módulo usarán un uniforme amarillo.

Los más peligrosos

Entre tanto, en el módulo de Máxima Seguridad habrá espacio para 214 reos.

Cuenta con 107 celdas en las que permanecerán dos privados de libertad durante 23 horas al día.

Cada una de estas celdas tiene 2.50 metros de ancho por 2.74 metros de longitud.

En ellas habrá dos camas, con base de cemento, un sanitario y un lavamanos.

No cuenta con instalaciones eléctricas, a diferencia de los otros dos módulos.

Los reos tendrán únicamente una hora por día para hacer ejercicio y tomar el sol. Ellos usarán un uniforme color mostaza.

La puerta de la celda no se abrirá ni siquiera para la hora de los alimentos. Se ha planificado que los reos consuman sus alimentos dentro de la celda, a una hora determinada por tiempo. Los alimentos se les proporcionarán por medio de una pequeña ventana que tienen las puertas de hierro reforzado. Se turnarán para tener la hora libre. "Serán trasladados (esposados) desde su celda a través de los pasillos hacia las jaulas (unas ocho), estando dentro se les quitarán las esposas y estarán allí por una hora", dijo Orellana.

Aún falta por determinar a qué hora tomarán el baño, pues para eso los internos deberán abandonar sus celdas, ya que los baños están separados de las celdas.

Se contará además con un circuito cerrado de cámaras. No se permitirá ningún tipo de artefacto electrónico como celulares, radios o televisores.

Las visitas maritales también serán cosa el pasado. Este módulo no cuenta con ninguna habitación para esos menesteres. El único privilegio que tendrán es el de la lectura.

Tanto en el módulo Especial Administrativo y de Máxima Seguridad habrá alrededor de 40 o 50 policías penitenciarios a disposición.

Actualmente los centros penales cuentan con 740 policías a nivel nacional, pero esa cifra deberá incrementarse, consideró el director de Centros Penales.

Actualmente esa dirección tiene un policía penitenciario por cada 18 presos, eso triplica la media mundial, que indica que debe haber un policía por cada seis reos.

Millonaria inversión

El director de la Policía Nacional, José Luis Muñoz, destacó que se están haciendo grandes esfuerzos para desarrollar un régimen penitenciario que atienda las necesidades del país. Actualmente la Policía gestiona recursos con empresas extranjeras para que a través de la Ley de Asociaciones Público Privadas (APP) se puedan construir nuestros centros penitenciarios en todo el país.

Honduras tiene 24 centros, de los que nueve han sido declarados en emergencia por las autoridades.

Se estima que para construir esos nueve centros se necesitan al menos 850 millones de lempiras.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Al Frente
1 de 8 en Al Frente   SIGUIENTE » 

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



Este es el módulo de máxima seguridad de la Penitenciaría Nacional, donde deberán permanecer los reos de mayor peligrosidad.
Este es el módulo de máxima seguridad de la Penitenciaría Nacional, donde deberán permanecer los reos de mayor peligrosidad.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014