ElHeraldo.hn »  Al Frente
1 de 3 en Al Frente   SIGUIENTE » 

En 2008, el cardenal predijo la crisis política

El cardenal criticó los sistemas socialistas por fomentar un “estado paternalista de dependencia” y arremetió contra el capitalismo.
28.06.11 - Actualizado: 29.06.11 11:49am - Redacción: redaccion@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa,

Honduras

En diciembre del 2008, en una comunicación con el embajador estadounidense, Hugo Llorens, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez predijo la crisis política que le aguardaba al país a partir de 2009.

El religioso tenía muy claro que el entonces presidente Manuel Zelaya, estaba influenciado por el dinero de Hugo Chávez, y era una amenaza para el proceso electoral.

Asimismo, proyectó un panorama sombrío para la sociedad hondureña debido al incremento del tráfico de drogas y el crimen organizado.
Los cables 05TEGUCIGALPA727 y el 08TEGUCIGALPA1136, clasificados como confidenciales pormenorizan desde la visión que tenía el cardenal sobre la elección del sucesor de Juan Pablo II, su posición sobre el capitalismo y el socialismo, hasta la proyección del futuro político y social de Honduras.

Los dos envíos muestran la importancia que la diplomacia estadounidense da a los puntos de vista de Rodríguez, a quien consideran “un actor político comprensivo y un consumado comunicador mediático, cuyo intelecto le permite hábilmente entregar mensajes a variadas audiencias”.

Preocupación

El cable 08TEGUCIGALPA1136, remitido por el embajador Hugo Llorens el 17 de diciembre del 2008, relata la conversación que tuvo con el cardenal el 11 de diciembre, donde Rodríguez explica que se ha distanciado de Zelaya desde la adhesión de Honduras a la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba), ocurrida el 25 de agosto del 2008.

El cardenal estaba preocupado de que Zelaya haya sido influenciado por el dinero de Chávez y lamentó que ya estuviera “en el bolsillo” de su benefactor. También se quejó de “que Zelaya constantemente inventaba crisis, o “circos”, casi cada mes para distraer al público de las verdaderas situaciones, como la economía o el crimen”.

Él estaba claro que las crisis creadas por Zelaya eran “para ponerse a sí mismo en el centro de atención mientras la “solucionaba”, y dijo que él pensó que esto continuaría hasta el último año de su administración”.

Elecciones

Además de estar sorprendido por la transparencia de las elecciones primarias, estaba contento con los resultados.
En el proceso interno, los liberales favorecieron a Elvin Ernesto Santos y los nacionalistas a Porfirio Lobo Sosa.

El cardenal había temido que Zelaya “tratara de obstruir el proceso electoral y destruir la norma constitucional”, según el documento.
Mostró satisfacción que Elvin Santos ganara en el Partido Liberal.

Él lo ve como alguien que podría romper “el establecimiento político liberal más corrupto”. Rodríguez creyó que el presidente de Congreso Roberto Micheletti cometió un error al tratar de impedir la candidatura presidencial de Santos y por ello pagó un alto precio político.

DrogasRodríguez le señaló a Llorens que las drogas, el crimen organizado y la violencia son los problemas más grandes que Honduras debe enfrentar. Sostuvo “que el sistema político estaba siendo minado por el dinero de la droga”.

Agregó que cuando Zelaya tomó el poder, tenía muy altas esperanzas en él, “pero ahora teme que Zelaya ha sido corrompido por el dinero”.

Pero el cardenal fue más allá, al cuestionar el poco compromiso de los ricos hacia los pobres, lo cual estaba “girando hacia las drogas por comodidad y también por el ingreso”.

Proyectó “que esta situación podría empeorar y hacerse una crisis social que podría explotar”. El embajador subrayó que el sistema hondureño era imperfecto, pero que, afortunadamente había mucha gente buena en Honduras que querían hacer las cosas correctas.

“El embajador también afirmó que el intento de aislar a Zelaya y dejarlo con Chávez y la Alba podría ser un error y aseguraría infinitamente un peor resultado. El cardenal estuvo de acuerdo enérgicamente con el enfoque del Embajador de acompañar a Zelaya, pero predijo que nosotros veríamos más crisis en el último año de la administración de Zelaya”.

Y, efectivamente, el 2009 fue el año en que estalló la crisis política que tuvo su punto álgido con la destitución de Zelaya Rosales.

Migración

Rodríguez mencionó que la migración de hondureños a los Estados Unidos era clave para el futuro de este país. Dijo que él y la Iglesia trabajaron duro para intentar convencer a la gente a permanecer en Honduras y tratar de construir su futuro aquí, pero era difícil por el señuelo del “dinero fácil”.

Explicó que la Iglesia está involucrada en desarrollar varios centros de migrantes retornados pero “el Ministro de Gobernación y Justicia (Víctor) Meza no ha sido colaborador”. Dijo “que Meza era un conocido marxista que odiaba la Iglesia Católica y que él había parado la asistencia para los centros, que ya había sido comprometida por el gobierno de Honduras, y solo la reasumieron cuando se hizo presión pública”.

El académico e intelectual frenó los proyectos de la Iglesia en beneficio de migrantes en aquellas actividades donde habían fondos estatales, según la queja de Rodríguez.

Aliado

Sin embargo, el cardenal Rodríguez es visto por el gobierno de Estados Unidos como una figura de renombre mundial y cuando sonó su nombre en la eventual elección del sustituto de Juan Pablo II, desde Tegucigalpa se incluyeron comentarios sobre su labor y visión.

En el cable 05TEGUCIGALPA727, enviado el 5 de abril del 2005 por el embajador Larry Palmer se considera a Rodríguez como “un habilidoso mediador y constructor de consensos, quien se comunica efectivamente con diferentes grupos”. De ser electo como el siguiente Papa, el cardenal presentará “tanto oportunidades como retos para el avance de las prioridades de la política exterior de EE UU.

Sería un fuerte defensor de la democracia, de apoyo a los esfuerzos de avances en la paz del Medio Oriente y cerrar la brecha para hablar más efectivamente a líderes religiosos musulmanes e islámicos, y probablemente perseguir la fuerte preocupación del presidente Bush sobre el impedimento que la corrupción representa al fomento de la economía en el desarrollo mundial”.

Palmer alaba la participación de Rodríguez en el Consejo Nacional Anticorrupción y explica que el religioso se distanció en vista de los pocos esfuerzos del gobierno para hacer más independiente la comisión. “Él fue más que nunca, directo en echar la culpa sobre las élites política y económica por sobornar a funcionarios públicos y robar el erario”.

El cardenal no es tímido al criticar las políticas exterior y económica de Estados Unidos. “Es desconfiado sobre las inequidades causadas, por lo que ve como capitalismo no regulado. Está preocupado de que el libre comercio, mientras más eficiente sea puede crear más inequidad económica para el pobre, quien es menos capaz o preparado para competir por tal razón, ha sido un fuerte oponente del CAFTA”.

Él es partidario “de un capitalismo más humano, y es crítico severo de sistemas inspirados en el socialismo”. Rodríguez “apoyó el capitalismo como un medio para liberar a las personas a través de su creatividad, y respaldó el comercio como una respuesta necesaria a las necesidades humanas.

+ Ver cable

Especial: Cables del Departamento de Estado/Honduras

Más noticias...

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Al Frente
1 de 3 en Al Frente   SIGUIENTE » 

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



El cardenal Óscar Andrés Rodríguez es considerado por la diplomacia estadounidense como uno de los grandes líderes mundiales.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014