La Galería Nacional de Arte
Galería Nacional de Arte
Ampliar
20.03.09 - Actualizado: 26.03.09 12:17pm - SCT: diario@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

La Galería Nacional de Arte, primer proyecto de la entidad FUDARTE, fue inaugurado el 31 de julio de 1,996, con el respaldo recibido de varias instituciones públicas, privadas y personas interesadas en promover el arte hondureño. Su sede es el lugar conocido como el Paraninfo, frente a la Plaza La Merced, edificio de muy altas significación en la historia patria.

El histórico edificio ubicado en el Centro de Tegucigalpa y que hoy alberga La Galería Nacional, fue construído en 1654 por la Orden de Nuestra señora de la Merced, orden religiosa fundada en Barcelona por San Pedro Nolasco en 1,218 y dedicada a las misiones de enseñanza y obras de caridad. La fundación del convento coincide con el auge minero experimentado en esa época en Tegucigalpa. En sus inicios el convento fue edificado de acuerdo al estilo colonial tradicional.

Era un solo piso construido con adobes y tejas; y constaba de un claustro con cuatro corredores, y se comunicaba con la iglesia que se construyó anexa al convento. Esta edificación colonial del siglo XVII, estilo renacentista, que además de poseer un valor arquitectónico y cultural, aporta en gran escala el paisaje y ambiente del conjunto en el cual está ubicado. Su primera planta de forma rectangular está formada por paredes de piedras o adobe revestidas, y que desde su interior son iluminadas por un jardín rodeado por corredores a su alrededor, estos corredores se unen al segundo piso por unas escaleras de madera que armonizan con la escultura del entrepiso tipo “par y nudillos” de origen islámico, traído a América como mudejarismo, aparte de esto, el interior consta de arcos de madera y pilastras de gran valor artístico. La edificación sólo posee una fachada, la cual es plana y no contiene mayor ornamentación sin dejar de lucir esplendor del ritmo sencillo de sus vanos. Un socado sirve como base a las ventanas del primer nivel mientras que en el segundo piso son puertas las que se abren al exterior desembocando en balcones de hierro.

La entrada está formado por un arco a medio punto en postas resaltadas entre dos pares de columnas de doble altura con capitel dórico que termina con una cornisa del mismo orden que recorre toda la fachada, junto a un antepecho formado por arcos invertidos y pilas agraciadas dándole movimiento al edificio. La propiedad colindaba con el Río Choluteca y poseía caballerizas, hortalizas y un cementerio.

El convento estuvo en manos de frailes mercedarios de Tegucigalpa hasta 1,829, año en que el Estado de Honduras decreta la secularización de los conventos, y el tres de noviembre, estos pasan a manos de la Municipalidad. Los conventos serían destinados para beneficio de cuño, imprenta e instrucción pública. Años más tardes, la municipalidad que tenía interés en fomentar la educación pidió, al padre mercedario José Trinidad Reyes, que se hiciera cargo de las instalaciones conventuales de San Francisco y La Merced. De esta manera, el sacerdote Reyes fundó el 14 de diciembre de 1,845 en el convento de San Francisco, la Sociedad del Genio Emprendedor y del Buen Gusto. Al año siguiente ésta sociedad recibía el nombre de Academia Literaria de Honduras, y el 19 de septiembre de 1,847 fue transformada en Universidad por el Presidente Juan Lindo. Diez años más tarde en 1857, el Rector Hipólito Matute pidió a la municipalidad de Tegucigalpa, la cesión del convento de los Mercedarios, que estaba en mal estado, para ser construido y trasladar la Universidad.

En 1,864 durante el gobierno de José María Medina se termina de construir todo el convento de La Merced en donde ya funcionaba la Universidad. Se le agrega una segunda planta, trayéndose de Europa la balconada que está en la fachada que es de estilo neo-clásico, dándosele aspecto del siglo XIX. El edificio que albergaba la Galería Nacional de Arte ha tenido varias reparaciones a lo largo de los siglos, así el Presidente Luís Bográn, lo ratificó en 1,890, y en fechas más recientes en 1985 fue restaurado para ser el Museo Nacional de Arte, poniendo en ello gran interés la Licenciada Zonia Canales de Mendieta, Vice-Ministra de Cultura Arte y Turismo. En 1994 la Fundación Pro Arte y Cultura (FUNDARTE) lo acondiciona para albergar actualmente la Galería Nacional de Arte, contando con el apoyo gubernamental.

El edificio en su larga historia que data 350 años, además de convento, ha sido cuartel, cancha de gallos en momentos de abandono, y por muchos años Universidad hasta 1968, compartiendo el local con el Instituto Central “Vicente Cáceres”. En los años 70´s, se instaló el taller de la Merced, conocido así por encontrarse el antiguo convento. El taller agrupó a estudiantes de la Escuela Nacional de Bellas Artes que hoy son destacados pintores hondureños. La Galería Nacional de Arte significa un recorrido por la historia del arte hondureño, desde sus primeras manifestaciones hasta la época actual.

A continuación la descripción de cada una de las Salas que conforman La Galería de Arte:

En la Sala I EL ARTE RUPESTRE: Se inicia el recorrido con una muestra de pintura rupestre y petroglifos, formas de expresión artística ancestrales, cuyo testimonio abunda en el país. Puede admirarse las réplicas de pinturas de cuevas localizadas en Yaguacire y Talanga, en el departamento de Francisco Morazán, y petroglifos hallados en el Paraíso.

Las pinturas de las cuevas muestran la magia y la religión y los petroglifos son una manera de expresar los sentimientos e ideas de los habitantes de la época. También se encuentra en esta sala un monolito que se asemeja a una crisálida o gusano que entra en la metamorfosis para constituirse en mariposa. Esta pieza arqueológica fue encontrada en La Mosquitia.

Sala II ESCULTURA PREHISPÁNICA EN PIEDRA: Los objetos localizados en esta sala, como también en al sala III pertenecen al Instituto Hondureño de Antropología e Historia. Se destacan las piezas Ornamentales que se encontraban en edificios de Copan. Dignos de admirarse, los cuales son una cabeza y bustos pétreos, como también dos metates conservados en perfecto estado.

SALA III ESCULTRA PREHISPÁNICA EN PIEDRA: Pueden admirarse piezas de cerámica que eran de uso utilitario que proceden de diversos sitios arqueológicos del país. Las piezas se encuentran en excelente estado de conservación y en las escudillas vasos, ollas y platos, se nota la perfección de los complicados dibujos trazados y el natural color con que fueron pintados. Los objetos de cerámica se pintaban en color natural y luego lo quemaban para darles la contextura que tienen. La mayoría de ellos datan alrededor de mil años de antigüedad. Hay varios silbatos con diversas formas de animales y destaca como pieza especial de esta sala la escultura de Xipe-Totec, dios del maíz a quien se dedicaban rituales para que favoreciera las cosechas.

SALA IV Y V PINTURA COLONIAL: En esta sala pueden admirarse obras de pintura colonial en Honduras, dedicadas a la religión católica. Desde el inicio de la conquista, la pintura Iberoamericana jugó un papel fundamental en el arte religioso debido a la imagen como medio de evangelización, fue un instrumento constantemente utilizado.

Dentro del panorama artístico hispanoamericano, la pintura fue una de las especialidades que sincretiza elementos autóctonos con las tendencias europeas. La pintura colonial hondureña hace gala de pinceles de excelente calidad; sus lienzos fueron creados para las iglesias y conventos, formando parte integral de retablos, o ilustrando a la feligresía sobre la vida y obra de Cristo, la Virgen María y demás imágenes. Gran parte de los lienzos fueron realizados por pintores anónimos locales, o guatemaltecos, y solamente en el siglo XVIII aparecen artistas de la talla del indígena José Miguel Gómez, considerado el más importante de todos los pintores hondureños del período colonial.

Tres de sus magníficas obras pueden admirarse en la Galería Nacional de Arte: ECC-HOMO (El Nazareno), San José Y El Niño Y San Pedro, las demás pinturas coloniales que se exhiben son de autores anónimos, siendo todas de un gran valor artístico.

Sala VI ARTE RELIGIOSO EN PLATA: La colección tiene por finalidad ejemplificar algunos de los objetos que fueron y son utilizados por la religión católica de nuestro país desde la época colonial. Cada uno de ellos tiene una utilización específica y está asociado a las celebraciones de Semana Santa, Navidad, fiestas patronales y misas.

Estos objetos son representativos de la producción artística y material que se desarrolló por plateros de las principales ciudades del Istmo Centroamericano.

Cronológicamente estos objetos corresponden al período colonial hasta el siglo XIX, siendo la plata, el principal material utilizado que se decoraba con motivos fitomorfos o vegetales dentro del estilo Barroco del siglo XVIII, empleando una gran diversidad de técnicas como el repujado, cincelado, grabado, esgrafiado y colado. Los orfebres hondureños en su mayoría eran mestizos, mulatos e indígenas y se mantenían en el anonimato porque no hacían contratos.

Entre los tesoros religiosos de la Iglesia Católica expuestos en la Galería Nacional de Arte, destacan por su belleza una custodia de plata dorada, repujada, burilada y adornada con piedras preciosas; un báculo de plata dorada, una bandera procesional de plata, una corona ducal de plata y varios candeleros. La mayoría de estos objetos provienen de la Catedral Metropolitana de Tegucigalpa.

SALAS VIII A XII Toda la segunda planta de la Galería, está dedicada a exponer las obras de los más destacados pintores hondureños, iniciándose el recorrido con pinturas de Pablo Zelaya Sierra y Confucio Montes de Oca, que son los forjadores de la pintura hondureña contemporánea. Ambos pintores nacieron en 1896 y murieron en plena juventud, pero dejando una importante aportación y legado al arte en Honduras.

La gran mayoría de los cuadros que se exponen son propiedad del Banco Central de Honduras, Escuela Nacional de Bellas Artes, UNAH, Ministerio de Educación y de coleccionistas privados. Pueden apreciarse tres coloridos cuadros del singular primitivista José Antonio Velásquez, artista que ha marcado profundamente a todos los pintores sin formación académica posteriores a él. De los iniciadores del arte en Honduras se exponen obras de Carlos Zúniga Figueroa, Max Euceda y Álvaro Canales. También hay espacios dedicados a una parte de la brillante generación de egresados de la Escuela Nacional de Bellas Artes en la década de los años 60´s, que siendo estudiantes de arte ganaron los premios de ese momento. Entre ellos se mencionan a Virgilio Guardiola, Aníbal Cruz, junto con Luís H. Padilla, Dino Fanconi, Lutgardo Molina, Felipe Burchard, Ezequiel Padilla y César Rendón.

También se admiran obras de pintores de la talla de Ricardo Aguilar, Delmer Mejía, Mario Castillo, Gregorio Sabillón, Teresita Fortín, Maltez, Arturo López Rodezno, Arturo Luna, Benigno Gómez, Joel Castillo, Maury Flores, Miguel Ángel Ruiz Matute, Juan Ramón Laínez, Marco Tulio Acosta, Moisés Becerra y Julio Visquerra. Además, pueden apreciarse esculturas de Mario Zamora, Pastor Sabillón, Jesús Zelaya, Obed Valladares y Marco Cueva. -

La Galería anualmente está adquiriendo nuevas obras de reconocidos pintores hondureños para que sean admirados por el público. Estas colecciones se encuentran en exhibición permanente, pero con frecuencia se presentan exposiciones temporales para dar cabida a reconocidos pintores que desean exponer sus últimas obras, o, bien a jóvenes valores de la plástica que se inician en el arte. Estas pinturas se exponen en el salón denominado El Paraninfo y en el Salón Multiusos. También se organizan conferencias, talleres, conciertos y seminarios, ya que la Galería Nacional de Arte es un espacio abierto a todas las manifestaciones del arte y la cultura.

Comentarios
Se el primero en comentar esta noticia
Danos tu comentario, tu opinión es muy importante para nosotros.
Tu comentario
  *Nombre       *E-mail
* = Campos obligatorios

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de Diez.hn
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes hondureñas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
© Todos los derechos reservados ElHeraldo.hn