Chipre, treinta y seis años esperando una solución

Una mirada al antes, durante y después de la ocupación del norte de la isla por tropas turcas.
ElHeraldo.hn

Honduras

24.07.2010 - Ricardo Angoso - siempreSPAMFILTER@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

En el verano de 1974, tras un golpe de Estado contra el arzobispo-presidente Makarios, las fuerzas armadas turcas, que siempre actuaron con toda autonomía frente al poder civil, lanzaron un brutal ataque aéreo, terrestre y marítimo contra el pequeño Estado de la República de Chipre.

Con unos medios desproporcionados para las fuerzas que se enfrentaban, por lo general ancianos y jóvenes mal entrenados de la Guardia Nacional chipriota y algunas unidades griegas de escasa relevancia, los turcos ocuparon en apenas unos días casi una cuarta parte del país y después, violando las resoluciones de las Naciones Unidas, conquistaron más territorio, en un alarde belicista y guerrero que recordaba a las invasiones otomanas.

Nadie detuvo a las fuerzas turcas, porque Turquía era miembro de la OTAN y el principal aliado de los Estados Unidos en la región.

Estábamos en la Guerra Fría y a nadie le interesaba enemistarse con Ankara por la suerte de esta pequeña isla abandonada a su suerte.

Tampoco las tropas británicas, acantonadas en dos pequeñas bases -Acrotiri y Dhekelia- que fueron cedidas tras la independencia de Chipre al Reino Unido, movieron un dedo por los chipriotas y prefirieron adoptar la política de mirar hacia otro lado. Incluso, según señalan algunos analistas bien informados, Estados Unidos conocía con anterioridad que se iba a producir el ataque turco y la consiguiente ocupación de la isla.

El mismo Henry Kissinger, según informes de la misma CIA citados por varios autores, como el periodista y analista Christopher Hitchens, estaba al tanto del plan militar de Ankara y era conocida su aversión por el arzobispo Makarios, al que llamaba el "cura rojo".

Las consecuencias de la invasión turca

Las consecuencias fueron dramáticas para la isla. La parte ocupada por los militares turcos -que hoy es una entidad no reconocida internacionalmente que responde al nombre de "República Turca del Chipre Norte"- fue limpiada étnicamente y más de 200,000 grecochipriotas fueron expulsados de sus casas, tierras y propiedades donde habían vivido sus ancestros desde hacía siglos.

También hay que dar cuenta de algo más de 2,000 desaparecidos y otros miles de fallecidos en los combates entre las fuerzas turcas y los combatientes chipriotas. La economía chipriota quedó hundida durante años y la capital del país, Nicosia, quedó dividida por un muro de la vergüenza, que fue destruido hace unos años, para enfado de las autoridades turcochipriotas, que siguen impidiendo el movimiento libre de personas en la isla.

El país fue, literalmente, destruido. Y Chipre continúa siendo, treinta y seis años después, que son ya una eternidad, un rehén político en manos turcas para forzar la futura adhesión de Turquía a la Unión Europea.

Esta isla, de apenas 900,000 habitantes y algo más de 9,000 kilómetros cuadrados, ha conseguido, sin embargo, sobreponerse a los dolorosos costes de la ocupación turca, habiendo conseguido elevar su nivel de vida hasta unos niveles de renta parecidos a los de España y otros países desarrollados de la Unión Europea (UE).

Hoy la principal industria de la isla es el turismo y sus niveles de desarrollo social, político y económico llevaron a la República de Chipre a ingresar a la UE en el año 2004, pese a estar dividida y subsistir el problema de la ocupación, algo que debería avergonzar a todos los demócratas del continente y que nos revela el carácter autoritario y escasamente democrático de la política exterior turca.

Panorama desolador en la parte ocupada

Por el contrario, en la parte ocupada por los militares turcos, el nivel de vida es cuatro veces más bajo que en la parte libre y el turismo es escaso, aunque recientemente ha comenzado a llegar turismo británico y de los países nórdicos, que rompiendo el embargo internacional que pesa contra la entidad turca, viajan hasta allí para dejar divisas a los ocupantes.

La tristemente conocida ciudad de Famagusta, antaño bello puerto repleto de turistas y rico polo económico de la isla, hoy es una población fantasma, abandonada y convertida en un triste cuartel para los militares turcos.

Si uno pasea por sus calles, oscuras y carcomidas por el paso del tiempo, bellas estampas bizantinas y griegas devoradas por la suciedad y la destrucción, siente la nostalgia de un tiempo que nunca más volverá y la rabia por lo que fue destruido por un ocupante que no perdonó ni siquiera el patrimonio histórico legado generación tras generación.

En lo que se denomina como "República Turca del Chipre Norte", que tan sólo reconoce Turquía, de acuerdo con la información proporcionada por las autoridades competentes del gobierno de Chipre, "se han saqueado, destrozado deliberadamente y, en algunos casos, demolido más de 500 iglesias y capillas greco ortodoxas y 17 monasterios ubicados en ciudades y pueblos de la zona ocupada.

Hasta hoy, se desconoce el paradero de los artículos eclesiásticos de estas iglesias, incluyendo más de 15,000 íconos portátiles. Es más, la Policía de Chipre calcula que desde 1974 se han trasladado ilegalmente más de 60,000 artefactos antiguos a diferentes países en todo el mundo.

Los íconos más significativos y de incalculable valor cayeron en posesión de casas de subastas y se vendieron ilegalmente por marchantes de arte en el extranjero".

También en los anticuarios de la parte ocupada resulta fácil encontrar antigüedades y otros objetos abandonados por los grecochipriotas en sus antiguas casas y propiedades, ahora saqueadas y abandonadas.

Aparte de la destrucción del patrimonio histórico en la parte ocupada, en vista de que las escasas perspectivas económicas empujaban a su gente a la emigración, los turcos instalaron a algo más de 115,000 colonos traídos desde las zonas más atrasadas de Turquía para alterar la composición étnica del país y "turquizar" el territorio chipriota.

La estrategia, seguida de la expulsión de los últimos grecochipriotas que vivían en la zona militarizada turca, casi 40,000 soldados en un territorio de apenas 3,000 kilómetros cuadrados, ha dado los resultados esperados y hoy podemos decir que Chipre constituye el primer territorio étnicamente limpiado desde la Segunda Guerra Mundial.

Apenas quedarían, como mucho, unos cuatro centenares de grecochipriotas viviendo en la parte ocupada, concretamente en la Península de Karpasía.

El 37% de Chipre está ocupado por el ejército turco, en un hecho insólito y que exige una solución rápida. Es hora de poner coto a este verdadero dislate.

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 

   Imprimir  Enviar

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ElHeraldo.hn
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes hondureñas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electronico confirmando su publicación.


Galería de Fotos

NOTAS RELACIONADAS

» 
Chipre, treinta y seis años esperando una solución
» 
Seis muertos al estrellarse avioneta en capital
» 
Seis voluntarios se encierran por 105 días
» 
Seis heridos en choque entre rastra y turismo
» 
Seis capturados con cuatro kilos de coca y 147 mil dólares
» 
Turcios seis meses más
» 
Recibirán su castigo
» 
“Espero el clásico...”
» 
Seis clasificados más
» 
Real Madrid y seis más...

Todos los títulos de esta sección

» 
Operación cinchoneros
» 
Cartero heroico entrega correspondencia y salva vidas
» 
El capitalismo se impone en Venezuela
» 
Rumbo al Lago de Yojoa
» 
El Cusco, la ciudad sagrada del imperio del Sol

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014