ElHeraldo.hn »  Sucesos
9 de 9 en Sucesos  «ANTERIOR  

22 policías caídos en el cumplimiento de su deber

En la mayoría de los casos no hay capturados
16.08.10 - Actualizado: 16.08.10 01:22am - Digna Aguilar : digna.aguilar@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa ,

Honduras

En sus casas sus esposas, sus hijos, sus madres o sus hermanos les extrañaban permanentemente. Era la misión de ver a Honduras libre de delincuencia la que los mantenía fuera del calor del hogar.

En lo que va del año unos 22 agentes de la Policía han sido asesinados en el cumplimiento del deber. La

Hasta la fecha la Policía ha sufrido las bajas de 63 elementos, de los cuales 22 murieron trabajando y los demás fallecieron a raíz de otras causas como suicidios o muertes por enfermedad.

De los uniformados que perdieron su vida a manos de delincuentes, 19 de estos fallecieron cuando prestaban servicio, es decir estaban de turno el día en que fallecieron. Otros tres murieron cuando cumplían misiones específicas en contra de la delincuencia o acciones contra miembros del crimen organizado. S

egún las estadísticas ofrecidas por la secretaría de Seguridad, los departamentos en los que se han presentado crímenes contra miembros de la Policía son: Copán, Francisco Morazán, Colón, Olancho, Cortés, Yoro, Lempira, El Paraíso, Atlántida, Valle y Choluteca.

En el caso de Copán, que es el que ocupa el primer lugar en el número de muertes, son cinco los uniformados que han sido asesinados, por estos delitos solo se ha capturado a un sospechoso, los demás casos siguen en investigación.

En Francisco Morazán la delincuencia le ha quitado la vida a tres policías, solo un sospechoso ha sido detenido.

En la zona atlántica, también han perdido la vida tres agentes, las muertes se dieron en el departamento de Colón, solo una persona ha sido detenida. Mientras que en los departamentos de Cortés, Olancho y Yoro reportan dos bajas respectivamente y dos sospechosos capturados.

En departamentos como: Valle, Choluteca, Atlántida y El Paraíso, contabilizan un policía asesinado en cada departamento.

Reacción

Respecto a los crímenes en contra de los miembros de la Policía, el director general de la institución, comisionado general, José Luis Muñoz Licona, dijo que las muertes de los agentes se deben a varias causas. "Hay que tomar en cuenta que esto es una oleada del crimen organizado que no solo se está dando en Honduras, sino a nivel de la región Centroamericana y México" afirmó Licona.

Dijo que muchas de las muertes han tenido que ver con las acciones emprendidas por los agentes en contra de delincuentes, quienes al estar molestos deciden terminar con la vida del policía que estaba cumpliendo con el deber.

Debido al incremento de la violencia común, así como la organizada, que se ha "venido viviendo, el policía prácticamente viene a poner en riesgo su vida".

Peligro

Según el director de la Policía, uno de los principales problemas para que sucedan este tipo de situaciones es que "el policía vive en los mismos lugares donde está la delincuencia, en esos barrios de alto riesgo... ese es un problema que todavía estamos viendo la forma en que, en el futuro haya viviendas dignas para los policías, que ellos tengan un lugar de mayor seguridad y menor exposición ante la delincuencia".

Debido a esta dificultad en la seguridad del agente, "estamos volviendo a reentrenar (a los agentes), volviendo a capacitarlos", declaró.

El comisionado Licona, comparó que en la legislación hondureña no se castigue de manera diferente a las personas que cometen un delito en contra de funcionario policial, judicial o del Ministerio Público. "Son personas que luchan en el combate contra la delincuencia, por su importancia una vez que se ha capturado a los delincuentes debe aplicarse la máxima pena, esa es una de las peticiones que posiblemente se haga motivar ante el soberano Congreso Nacional", opinó.

También advirtió a " todos estos delincuentes que capturen después de haber cometido un acto contra un policía va ser enviado a la cárcel de máxima seguridad, que ese es el lugar donde deben estar porque prácticamente han perdido el respeto a la vida y a la autoridad".

Reconocidos

Por su parte, Ramón Custodio, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), manifestó que, "el policía que muere en el cumplimiento de su deber debe ser tenido como una víctima y sus necesidades atendidas a través de sus descendientes.

Por lo menos darle seguridad social en cuanto a vivienda y la educación de sus hijos". En realidad, prosiguió Custodio, el policía que muere en el cumplimiento de su deber debe ser tenido como un veterano de guerra, de la guerra de la sociedad en contra de la delincuencia y como tal un veterano que tiene derecho a toda la protección. En este caso sería mejor que se pensara en un sistema de seguridad social especialmente diseñado para la policía.

El comisionado de Derechos Humanos, ante los asesinatos de los agentes dijo que, en alguna ocasión sugirió a uno de los ministros de Seguridad la creación de este plan, que beneficiaría a las familias de los policías asesinados.

Familias desprotegidas

Las viudas, madres e hijos de los policías asesinados reciben un seguro de vida, pero después de eso quedan totalmente desprotegidas.

Ante esta situación, Custodio recomendó que se debe crear "un instituto de previsión para seguridad social de la policía o hacer un solo instituto nacional con variantes, según los riesgos en la profesión del ejército".

En ese sentido, agregó, la profesión de policía es una profesión de alto riesgo en una sociedad donde hay tanta fuerza organizada de la delincuencia común y de la delincuencia del crimen organizado. Hoy todas las delincuencias están debidamente organizadas.

Además, afirmó que lo de la creación de un fondo especial para ayuda de agentes es más bien un sistema de seguridad que les garantice una atención de por vida a su esposa y un seguro educativo para sus hijos.

Familia policial

La institución policial cuenta con 14,200 funcionarios policiales, de los cuales solo 6,500 están en el área preventiva, es decir, este es el número de agentes encargados de cuidar y proteger a casi ocho millones de hondureños (un promedio de un policía por 8,000 ciudadanos).

Cuando un policía muere lo que se hace es entregar un reconocimiento póstumo a sus familiares, que después quedan desprotegidos por la institución. Las autoridades de la Policía Nacional han optado por tratar de proteger a las familias que perdieron a la persona que sostenía los gastos de la casa.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Sucesos
9 de 9 en Sucesos  «ANTERIOR  

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014