ElHeraldo.hn »  Tegucigalpa
7 de 7 en Tegucigalpa  «ANTERIOR  

Proyecto Victoria se apaga lentamente en Honduras

El programa, que llegó en 1977 a rescatar de las drogas, alcohol y pandillas a menores, jóvenes y adultos enfrenta la peor crisis de su historia. El déficit mensual es de 133 mil lempiras
21.06.09 - Actualizado: 21.06.09 10:09pm - Patricia Cálix : gloria.calix@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa,

Honduras

Cansado de sentirse atrapado entre los tentáculos de las drogas y el alcohol, Harry Puerto, determinó ingresar voluntariamente a Proyecto Victoria para encontrar una salida.

Después de tres meses, este joven de 25 años, originario del puerto de La Ceiba, siente un cambio sorprendente en su vida.

La sobriedad y el estar libre de la oscura prisión que representa la adicción a las drogas y a otra clase de vicios, no la cambiaría por nada.

“Hoy me siento un hombre libre, regenerado, gracias a este programa”, expresó Puerto, lleno de satisfacción.

Así como Puerto, adolescentes, jóvenes y adultos se han acercado voluntariamente a Proyecto Victoria, con el propósito de cambiar las drogas, el alcohol y las pandillas, por una vida nueva y útil.

Son muchos los que han logrado este objetivo y hoy se han reintegrado de nuevo a la sociedad, que en su momento los rechazó por haber caído en ese bajo mundo.

Golpeados por la crisis

Proyecto Victoria, llegó a Honduras en 1977, de la mano del reverendo de origen cubano, Mario Fumero.

Desde esa fecha a 1989 no existe un registro que permita establecer cuántos hombres han logrado regenerarse.

De 1989 a la fecha, más de siete mil hondureños han sido beneficiados con este programa de rehabilitación.

Pero este proyecto de ayuda, que le hace frente a tres problemas que aquejan a la sociedad hondureña: pandillas, drogas y alcoholismo podría tener sus días contados.

Actualmente Proyecto Victoria enfrenta la peor crisis de su historia. Esto se ve reflejado en la falta de presupuesto para echar a andar el programa.

Para cumplir con los objetivos de rehabilitación de adolescentes, jóvenes y adultos se requiere de un monto mensual de 240 mil lempiras, lo que representa al año la suma de dos millones 880 mil lempiras.

El total de ayudas mensuales que recibe el proyecto es de apenas 107 mil lempiras, por lo que queda un déficit del presupuesto por la cantidad de 133 mil lempiras, lo que al año suma un millón 330 mil.

“Donde tenemos serios problemas es en el área de mantenimiento, es decir en el sostenimiento del programa, que equivale a gastos de luz, agua, teléfono, personal, alimento, medicina, transporte”, explicó Mario Fumero, fundador del programa.

Los gastos por cada persona que ingresa al proyecto andan por los 6,500 lempiras mensuales; pero solo se les cobra 2,500.

Fumero informó que el 50 por ciento de los pacientes pagan esta cantidad con la que se cubren los gastos de alimentación y otros, pues son de escasos recursos, hijos de madres soltera o que los envía el juzgado de menores.

“La falta de presupuesto nos ha obligado a recortar personal, poner la cocina a medio tiempo y despachar gente. En este momento no hay administrador y faltan dos monitores, yo hago de administrador y monitor”, declaró el reverendo.

Las ayudas que se perciben mensualmente son una partida de 70 mil lempiras proveniente del Despacho de la Primera Dama , 42 mil de los internos, 10 mil por parte de la Iglesia Brigadas de Amor Cristianoy cinco mil que corresponde a otras ayudas.

La terapia ocupacional necesaria en la rehabilitación de pacientes, ha quedado limitada a raíz de la severa crisis que golpea al proyecto.

El Instituto de Formación Profesional (Infop), que les apoyaba con dos instructores que impartían cursos, hace dos años les retiró esta ayuda.

“No contamos con los recursos para arrancar los talleres de carpintería o soldadura, que son los que más cuestan. Es indispensable capacitar a estas personas”, recalcó Fumero.

En la finca Peniel, localizada en la comunidad de Zepate, que tiene una capacidad para albergar a 120 pacientes, solo residen 40 personas internas, pues la falta de recursos ha obligado a cerrarle las puertas a quienes desean integrarse a este programa de rehabilitación.

Proyecto Victoria quiere continuar con su misión y visión de rescatar a las personas que caen en las garras del alcohol, la drogadicción y las pandillas.

Esto ha llevado a tocar las puertas de la solidaridad, entre estas las del gobierno. El fundador, el reverendo Fumero, ha explicado al gobernante la situación caótica que enfrenta el centro y las amenazas de clausurar el proyecto, pero la ayuda aún no llegan.

Proyecto Victoria necesita seguir iluminando la vida de los más necesitados... esta luz no debe apagarse.

* Necesidades:

Mantenimiento El proyecto enfrenta crisis en el área de mantenimiento, que permite la sostenibilidad del programa. Cada mes se requiere de 240 mil lempiras.

Beneficiados Entre los centros ubicados en Tegucigalpa y San Pedro Sula se atiende a más de 70 personas. Hay cupos, pero no hay recursos para atender a quienes llegan.

Testimonios de vida

“Proyecto Victoria me ha cambiado”

Tres meses atrás, José Alejandro Laínez, un joven de 17 años, era arrastrado por las corrientes de la drogadicción y el alcoholismo.

Sin la marihuana y la cocaína su vida no tenía sentido. Un día fue llevado al Proyecto Víctoria. Quedarse solo entre gente que no conocía no fue nada fácil.

Tras un período de adaptación y mucha motivación comprendió que la rehabilitación era el camino correcto. Hoy cada día que pasa en la finca de Zepate, es un reto para él.

“He sentido el cambio, estoy motivado. Afuera no hubiera podido cambiar, solo con la ayuda de Dios he logrado apartarme del vicio que destruía mi vida y gracias al Proyecto Victoria”, manifestó.

Asimismo pide ayuda a las personas para que apoyen el programa.

“Este programa está en crisis, ya no se puede atender a otros jóvenes que como yo quieren recuperarse porque no contamos con los recursos disponibles. Ojalá las autoridades nos quieran brindar ayuda”, señaló Laínez.

“En las drogas me sentía cerca de la muerte ”

Reiniery Padilla es un joven dinámico, que gracias al programa de Proyecto Victoria está logrando vencer una fuerte atadura: las drogas.

En plena adolescencia, Reiniery experimentó la soledad y fue presa fácil de este flagelo al que lo indujeron las malas influencias.

Cansado de su situación, un amigo le recomendó que fuera a Proyecto Victoria, fue entonces que le pidió a sus familiares que lo llevaran a internar.

“Cuando andaba en las drogas me sentía muy cerca de la muerte, era como estar en un túnel sin salida. Hoy me siento con fuerzas para salir adelante y luchar por mi familia, que es lo que más quiero”, expresó Padilla.

Y es que con la ayuda de Dios, el programa de rehabilitación y voluntad propia, la vida le sonríe.

Padilla que lleva seis meses de vivir en la Finca Peniel, se encuentra en el nivel dos, incluso, es el coordinador del grupo con quienes además de convivir como una faminia comparte experiencias.

“La vida es bella como para desperdiciarla en la drogas”

Harry Puerto no quisiera ni por un segundo volver a caer en las garras de las drogas y del alcoholismo. Desde hace tres meses, tiempo que lleva de convivir en la finca de Proyecto Victoria, su vida ha cambiado por completo.

Con la ayuda de Dios y mucho esfuerzo se ha acoplado al programa de rehabilitación y con propiedad dice que las drogas y el alcohol son cosas del pasado.

“En ningún momento voy a arrepentirme de haber llegado a Proyecto Victoria, andando en el vicio son tantas cosas que nos pueden pasar; además la vida es demasiado bella como para desperdiciarla en las drogas”, expresó el joven.

Puerto que se ha llenado de muchas esperanzas, quiere dejar un mensaje de reflexióin en los jóvenes, para que se aparten de las drogas, el alcohol y las pandillas.

“Cuando se anda en ese mundo se cree que es lo mejor, pero eso es un error, porque los vicios destruyen la vida”, aseguró.

A la vez hace un llamado a las autoridades y a las personas de buen corazón para que apoyen a Proyecto Victoria en su lucha por los más necesitados.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Tegucigalpa
7 de 7 en Tegucigalpa  «ANTERIOR  

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



Esta es la Finca Peniel que pertenece a Proyecto Victoria, este programa llegó a Honduras de la mano del reverendo Mario Fumero.
Esta es la Finca Peniel que pertenece a Proyecto Victoria, este programa llegó a Honduras de la mano del reverendo Mario Fumero.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014