ElHeraldo.hn »  Vida
10 de 10 en Vida  «ANTERIOR  

Altruismo con tradición familiar

Noly, Nadia y Alia Kafati conjugan su vida social con la noble tarea de ayudar al necesitado
20.09.11 - Actualizado: 20.09.11 08:10pm - Alejandra Canales : alejandra.canales@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

Tegucigalpa ,

Honduras

Ampliamente conocidas en el ámbito social capitalino como tres damas glamurosas, carismáticas pero con una cualidad que sobresale muy por encima de cualquier otra, como lo es su indiscutible don de servicio.

Esta última característica fue la que quizás acaparó mi atención para escudriñar aún más sus trayectorias altruistas y entablar una amena conversación con ellas: Doña Noly de Kafati, Nadia Kafati de Gallardo y Alia Kafati de Castillo, abuela, madre y nieta, nos abren su corazón y nos cuentan cómo han hecho de la solidaridad, su mejor tradición familiar.

De pronto se presenta la oportunidad de reunir a nuestras tres entrevistadas y qué mejor punto de encuentro que la sede del Arca de Honduras, donde doña Noly, ha conocido su verdadera vocación para ayudar al prójimo y donde precisamente comenzó a involucrar a su familia a esta noble labor.

La esperanza nace aquí

Arca Internacional es una fundación mundialmente reconocida por ayudar a personas con deficiencia intelectual, tiene su sede principal en París.

Es una fundación que surge con el propósito de brindar a sus internos un ambiente de seguridad y renovación, en referencia al Arca de Noé.

Esta comunidad creció rápidamente y, aunque Jean Vanier, su presidente, no lo previó de esa manera, en poco tiempo hubo quienes decidieran fundar una nueva comunidad en otro país. Fue así que en 1977, el presidente Jean Vanier visitó Honduras con el fin de brindar una charla informativa sobre la labor que se realiza en esta organización y es cuando entra en escena el trabajo incansable de doña Noly Kafati.

El Arca de HondurasLa iniciativa de fundar el Arca en Honduras se dio durante la gestión del presidente José Simón Azcona, tiempo en el que la reconocida dama se involucra de lleno en esta actividad y junto a un equipo de colaboradoras decide emprender este reto de solidaridad, convirtiéndose en su presidenta.

Responsabilidad que en todo momento asumió de la mano de su esposo, don Óscar Kafati, quien nunca ha desistido de ayudarla y que además se ha convertido en su mano derecha.

Fue así como poco a poco su trayectoria altruista se enriqueció con el surgimiento de otras organizaciones de apoyo como la Asociación Hondureña de Servicios Legales (Asohsel), una iniciativa donde recibió el apoyo de abogados y cuyo fin primordial era crear un plan y defender a los reclusos de escasos recursos que no tenían los medios para aspirar a una defensa.

Poco tiempo después, doña Noly fundó lo que ahora se conoce como Club Charter 100, una institución que se dedica a otorgar becas a niños de escasos recursos que viven en los alrededores de Tegucigalpa, ella fue la primera presidenta electa. Todas los proyectos anteriores emergen del corazón de esta conocida dama.

Pero lo más importante de todo su trabajo no acaba aquí, apenas comienza, porque desde que ella incursionó en el campo del altruismo, su esposo Óscar junto a sus hijos Gabriel Oswaldo, Eduardo, Nadia, Dina y Andrés Kafati, la han apoyado indiscutiblemente en todas las actividades y han hecho de esta noble práctica su diario vivir, como el caso de Nadia, su hija mayor, quien está dispuesta a convertirse en la sucesora de su obra, y junto a su hija Alia emprender este camino hacia el servicio de los más necesitados.

Noly de Kafati: auténtica embajadora de la solidaridad

"Sentí que el Señor me hizo un llamado y acudí a él" fueron las palabras que doña Noly de Kafati expresó para contarnos cómo inició su trabajo al frente de las organizaciones que ella misma fundó. Junto a su esposo, el conocido empresario Óscar Kafati y consciente de las múltiples necesidades que imperaban en el país, en el corazón de esta noble dama nacen tres proyectos que vinieron a darle luz a Honduras: Arca de Honduras, Asohsel y Club Charter 100.

El primero de ellos surge como una esperanza para todo aquel ser que urge de una vida digna y que por dificultades físicas o mentales carece de una óptima calidad de vida, hoy por hoy este proyecto lleva 34 años al servicio de este vulnerable sector de la sociedad. Asimismo, decide fundar una institución de ayuda para los reclusos de escasos ingresos que no contaban con una defensa en ese entonces, con el nombre de Asociación Hondureña de Servicios Legales, doña Noly, junto a un equipo de abogados comprometidos con su profesión, abre una ventana para todos aquellos hondureños privados de libertad que no contaban con los recursos para sufragar los gastos de una defensa.

Años después surge Club Charter 100, una ventana para los niños en extrema pobreza que viven en los alrededores de Tegucigalpa. Hasta la fecha se han beneficiado 183 menores con becas completas, que incluyen ropa, zapatos, libros, vitaminas y con un proceso de seguimiento hasta completar su formación académica. Mientras nos describe una a una sus experiencias, doña Noly confiesa que sin la ayuda de su esposo Óscar nada de esto hubiese sido posible y que lo considera un pilar fundamental en el desarrollo de todos estos proyectos, él ha sido su enlace directo con la comunidad diplomática.

"Una buena madre, esposa y amiga siempre tendrá tiempo para ayudar al prójimo sin que esta labor interfiera en su rol dentro de la familia", afirma. Doña Noly tiene la convicción de que su hija y su nieta darán continuidad a su legado de altruismo y harán de él una herramienta valiosa para ayudar a los sectores más desprotegidos.

Nadia Kafati: heredera de un noble legado

"La solidaridad comienza en casa" es la frase que doña Nadia Kafati de Gallardo ha sembrado en el corazón de sus hijos y que inspirada en el trabajo que su madre Noly Kafati hace la ha convertido en un verdadero ángel para quienes la rodean. Su inclinación para ayudar a los demás comienza desde muy joven cuando solía asistir a los eventos y actividades organizadas a beneficio de las fundaciones presididas por su madre en ese entonces.

Apegada al pensamiento de que quizás la solidaridad no es sinónimo de una institución ni de pertenecer a la misma, esta dama inicia su trayectoria solidaria identificándose con las necesidades de sus seres más cercanos y las personas con quien día a día convive y trabaja. Pero a pesar de este criterio jamás ha dudado en integrarse a una de ellas, pero más que eso ha decidido emprender sus propias luchas y retos dentro de casa. En años anteriores, doña Nadia ingresó como voluntaria de la Fundación de Niños con Cáncer, experiencia que, según su hija Alia, la llevó a descubrir su grado de sensibilidad hasta el punto de decidir realizar su labor en el anonimato y convertirse así en un ángel oculto. Esto no será por mucho tiempo, ya que hace más de un año comenzó a involucrarse por completo en el trabajo de su madre, a quien sustituirá en varios de sus cargos directivos. Hoy en día Nadia Kafati de Gallardo se entrena para convertirse en una embajadora del altruismo en Honduras, al igual que su progenitora.

Alia Kafati: una princesa del altruismo

Su trayectoria en el campo de la solidaridad data casi desde su nacimiento. Sí, aunque parezca una exageración, Alia Kafati sirve a su prójimo casi desde que sus ojos se abrieron al mundo. Al igual que su madre Nadia, esta chica comenzó a asistir a los eventos benéficos cuando apenas era una niña, "recuerdo que cuando estaba pequeña salía bailando música árabe", cuenta Alia. La experiencia suena graciosa pero su aporte era más valioso de lo que ella imaginaba, ya que estas participaciones las hacía como parte del show en algunos eventos con fines solidarios.

Otras oportunidades donde esta joven recuerda sus inicios, es en la venta de comida y bocadillos en las tradicionales ferias y su ayuda como intérprete en varias brigadas de Operación Sonrisa y su trabajo en las Olimpiadas Especiales, entre otras. "Tuve la oportunidad de conocer el trabajo del Instituto Franciscano de Capacitación para el No Vidente (Infracnovi) y desde ahí mi vida cambió por completo cuando cerré mis ojos por un instante e intenté desplazarme de la misma manera que ellos.

Fue así que en 2007 ingresé como voluntaria de esta Fundación y posteriormente pasé a formar parte de la junta directiva de la misma. Al seguir los pasos de su abuela y de su madre, la joven dinámica Alia Kafati de Castillo siente que su vida familiar y profesional está cimentada con un verdadero propósito: Ayudar a quienes más lo necesitan.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Vida
10 de 10 en Vida  «ANTERIOR  

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



Doña Noly Kafati es una conocida dama de la sociedad, pero también por su corazón solidario.
Doña Noly Kafati es una conocida dama de la sociedad, pero también por su corazón solidario.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014