ElHeraldo.hn »  Al Frente
2 de 5 en Al Frente  «ANTERIOR   SIGUIENTE » 

Honduras: Una historia hecha pedazos

La zona de San José, Comayagua, donde se encuentran los sitios fosilíferos, está a 725 metros sobre el nivel del mar, o sea 225 metros más alto que el lugar de Taulabé, donde también se encontraron restos marinos
06.02.11 - Actualizado: 06.02.11 09:21pm - Redacción : redaccion@elheraldo.hn

   Imprimir  Enviar

San José, Comayagua ,

Honduras

Aquel santuario que ocultaba los misteriosos secretos de la tierra yace profanado. Las barras y los picos, impulsados por humildes campesinos, caen irreverentemente sobre la historia de la evolución, plasmada en piedra por la misma naturaleza.

Ingrese al especial: Fósiles en Honduras

En las canteras de este municipio, cada día y sin la menor piedad, la cronología de la tierra se hace añicos. Sin comprender el enorme valor histórico que existe en la zona, los campesinos desgarran la tierra y las rocas. Hay dos grandes razones para ello: la escasa educación no les permite tener una valoración de la cultura y también está la necesidad de sobrevivir en estos pueblos sumamente pobres y olvidados por los gobiernos.

Llegar a este municipio -ubicado a varios kilómetros de la carretera pavimentada que conduce a San Pedro Sula- es una verdadera odisea. El pésimo estado de las carreteras va reflejando poco a poco la miseria que vive la gente de tierra adentro.

En esta zona solo hay dos formas para subsistir: sembrando granos básicos en las empinadas laderas o sacando piedra, de enchape para pisos, de las entrañas de la tierra.

Hallazgo

Después de casi dos horas de camino, EL HERALDO llegó a este municipio buscando a una señora que, según información, tenía fósiles de diversos seres marinos.

La vivienda estaba cerrada. Mientras se esperaba que alguien apareciera por la casa, dos pequeños hermanos salieron de un matorral gritando y silbando. Uno cargaba un saco con frijoles y el otro lleva un machete en su mano.

El más atrevido dijo que era hijo de la señora a quien se buscaba. "Mi mamá no está, ¿para qué la buscan?", preguntó con su carga todavía al hombro.

Tras escuchar la explicación sus ojos brillaron "allá arriba hay gente que tiene", dijo refiriéndose a los fósiles. ¿Si quieren los acompaño?, se ofreció. Al recibir una respuesta afirmativa lanzó su pequeña carga en un rincón de la casa y rápidamente mostró la calle a seguir. Su hermano también fue tras él.

Al solo ascender unos 300 metros, en la cima de la colina aparecieron media docena de canteras. Varios hombres cargaban una destartalada y oxidada volqueta. Al llegar al último yacimiento en explotación, situado a una altura de 725 metros sobre el nivel del mar, varios jornaleros culminaban su faena diaria.

Tras salir del fondo de la excavación -de una profundidad de unos cinco metros- el trabajador Reynaldo Hernández relató que ya tienen más de un año de estar explotando la mina. "Es cierto, aquí hemos encontrado osamentas de pescados. Salen enteritas y por partes. Salen también figuras de camarones y culebras", contó, tras hacer un relato de cómo lograron encontrar el yacimiento de rocas, cuyo valor en el mercado es de 500 lempiras el metro cúbico.

"Encontrar un fósil en forma completa es suerte de cada trabajador. Quien lo encuentra lo lleva para su casa", agregó. Otro trabajador, que no quiso dar su nombre, aseguró que él ha descubierto unos ocho fósiles y los ha vendido a gente de otros países que llegan a comprarlos.

Un tercer peón, invitó a EL HERALDO a ver uno que tenía en su casa. En el camino, un lugareño salió al paso mostrando dos pedazos de piedras que al unirlas exponían un pez fosilizado en alto relieve.

Luego que los trabajadores abandonaron las canteras, tras terminar su jornada diaria, el equipo de EL HERALDO realizó una nueva inspección en los sitios de extracción de piedra, encontrando entre los restos más evidencia de la riqueza paleontológica de la zona.

Pedazos de piedra con una u otra extremidad de peces fosilizados están tirados en uno y otro lado. "Mire aquí hay otra", dijo uno de los niños mientras mostraba un fragmento de piedra donde aparecía parte de la cola de un pez. En estos restos aún podía apreciarse las huellas de las escamas.

Aspectos

Las figuras petrificadas no dejan duda de la constante evolución de la tierra. Los fósiles de peces, tortugas y otros seres marinos, encontradas en esta zona, conducen a millones y millones de años atrás.

Verlas y palparlas es como tocar el tiempo. Es observar en concreto el poder de la naturaleza que el hombre no ha podido controlar. Los restos descubiertos, tanto en Taulabé, como en San José tienen diferentes aspectos. Aparecen en las piedras como un calco natural y otros en alto relieve.

Las zonas altas de Taulabé y San José son ricas en fósiles marinos, que dan a los paleontólogos suficiente materia para comprender el pasado.

Más noticias

ElHeraldo.hn »  Al Frente
2 de 5 en Al Frente  «ANTERIOR   SIGUIENTE » 

opciones de texto  « AGRANDAR  ACHICAR » 



Fósil de un pez descubierto en una de las canteras de piedras de enchape que los campesinos explotan en el municipio de San José, Comayagua.
Fósil de un pez descubierto en una de las canteras de piedras de enchape que los campesinos explotan en el municipio de San José, Comayagua.

NOTICIAS RELACIONADAS

» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 
» 

TODOS LOS TITULOS DE ESTA SECCION

» 
» 
» 
» 
» 

   PUBLYNSA S.A. Todos los Derechos Reservados © 2014